La Pedagogía de la Obediencia

El aprendizaje en la Cárcel Colegio se basa en la Obediencia, el profesor es la fuente de conocimiento, los alumnos son cajas vacías. Ellos deben escuchar y copiar sin rechistar ni cuestionar. Esto es contrario a la naturaleza epistemológica de la ciencia-conocimiento, el hecho es que nadie puede afirmar con una supremacía absoluta que lo que dice es verdad total absoluta e inquebrantable, porque la historia de la ciencia nos lo muestra, ideas o teorías que se consideran absolutas fueron reveladas inválidas o con fallos. En el colegio se nos enseña de una manera estricta como si ese conocimiento fuera absolutamente verdadero, recuerdo que en el colegio aprendí el nombre de los 9 planetas, resulta que hace 6 años la academia de astronomía redefinió lo que es considerado un planeta, y Plutón, el noveno dejó de ser parte de esa teoría, a mi me enseñaron que eran 9 los planetas y si en aquella época no hubiera escrito esa “respuesta correcta” en el exámen me habrían suspendido, habiéndome podido hacer repetir 1 año entero y jodiéndome la vida. Todo por un Sistema Educativo que es absurdo.

La Pedagogía de la Obediencia es contraria al Espíritu Crítico. El Espíritu Crítico es esencial para el progreso del mundo, las personas necesitamos pensar cada una de nuestras acciones, tenemos que cuestionar lo que hacemos, nuestros valores, porque las cosas cambian, los modelos fijos no funcionan en este mundo. Los valores hay que cambiarlos cuando tiene sentido cambiarlo. Y para descubrir qué tiene sentido y qué no, tenemos que pensar las cosas. El mundo funciona mejor cuando la gente piensa las cosas. Y la Pedagogía de la Obediencia es contraria a este valor de que la gente piense las cosas, la obediencia, el hecho de que el Estado o Autoridad te diga tienes que hacer lo que yo te digo, eso conduce a desastres. Hay organizaciones, como la organización militar donde quizás la obediencia sí es buena, pero para muchas formas de organización social no lo es. Cuando la gente hace las cosas “porque se les dice” el mundo queda anclado en valores sin razón, hábitos insaludables, prácticas inhumanas, y todo porque la gente no piensa las cosas. Y eso es promovido por una organización de la sociedad en la que se trata de hacer a las personas obedientes.

La explicación real de por qué el sistema educativo se basa en el valor de la Obediencia no tiene nada que ver con una pedagogía basada en el ser humano y para el ser humano, sino en una pedagogía hecha por una élite con el objetivo de mantener mansos, siervos, y obedientes a sus órdenes al resto de la gente. Las élites que querían dominar a la sociedad entera son la causa de por qué hemos heredado unos sistemas educativos basados en el control, la restricción y la obediencia. No cabe duda de cuán errada es esta pedagogía, ningún pedagogo serio en la historia del desarrollo humano a abogado por una pedagogía de la Opresión, de la No-Libertad. La única filosofía Ética que encaja al ser humano y nuestra sociedad es la Ética de la Libertad.

Anuncios

Un error en la comprensión de conceptos

Un error en la comprensión de conceptos, la errónea identificación, un error en la atribución de etiquetas de los conceptos

Otro defecto en la explicación de conceptos es el no poner el bastante énfasis como para que los chicos (tus alumnos) capten, perciban que existe una diferencia entre dos conceptos, y que a veces, la gente los confunde, quizás porque tienen nombres muy parecidos.

Aprovechando la materia de estudio que estoy estudiando ahora, que son los mercados financieros, voy a relatar un caso concreto que me ha pasado a mi.

Existe una relación entre las tasas de interés y el precio de los bonos, no es necesario entender qué es cada cosa para entender el error de explicación que voy a exponer. La relación entre esos dos elementos, es que cuando las tasas de interés suben, el precio de los bonos cae, a la vez, cuando el precio de los bonos cae, el rendimiento de los bonos sube. Y a la vez existe otra relación entre el rendimiento de los bonos y el oro, cuanto mayor es el rendimiento de los bonos, más cae el precio del oro. Yo confundí el concepto “precio de los bonos” con el concepto “rendimiento de los bonos”, y al sacar conclusiones me di cuenta de que era contradictorio a lo que veía en la realidad. Esto me estancó en el estudio, me sentía como que no lo comprendía, pero no era que no fuera capaz de comprenderlo, sino que simplemente hice un error de razonamiento, una errónea identificación, la atribución de un concepto a una entidad que no es la que corresponde.

Esta es la realidad, la teoría correcta:

Rendimiento de los Bonos ↑  –  Oro ↓

Tasas de interés ↑ – Precio de los bonos ↓

Precio de los bonos ↓  –  Oro ↓

 

Y yo tenía en mi mente

Precio de los Bonos ↓  –  Oro ↑

Tasas de interés ↑ – Precio de los bonos ↓

 

Donde ponía “Rendimiento de los Bonos ↓  –  Oro ↑”, yo en mi mente lo identifiqué como “Precio de los Bonos ↓  –  Oro ↑”. El error está en que identifiqué al “Rendimiento de los Bonos” como “Precio de los bonos”, los cambié, hice un error de identificación. Son dos conceptos distintos, y al estudiarlos los mezclé por error.

Según ese esquema, se llega a la siguiente conclusión

Tasas de interés ↑ – Precio de los bonos ↓    ⇒     Precio de los Bonos ↓  – Oro ↑

Ese esquema me arrojaba la conclusión de que si el Precio de los Bonos baja, el oro sube. Y es falso, la verdadera teoría es que si el Precio de los Bonos baja, el oro baja. Me di cuenta de que era falso porque estaba viendo la realidad, el Precio de los Bonos estaba subiendo, y el Oro estaba subiendo. Y luego, lo revisé todo y me di cuenta de dónde había hecho la errónea atribución.

De hecho, al entender la verdadera teoría me di cuenta de una relación que estaba implícita y no se había mencionado en el curso que yo estaba haciendo, que de hecho si se hubiera mencionado, había sido más difícil caer en el error, la relación es

Precio de los bonos ↓ – Rendimiento de los Bonos ↑

Y entonces, de qué forma se enmarca todo esto en fallos en la explicación de conceptos. Si el profesor, al explicar las cosas, en el curso que yo hacía (un curso por video), si él hubiera puesto el énfasis en que los alumnos a veces confunden Precio de los bonos con el Rendimiento de los Bonos, si hubiera puesto el énfasis en eso, y si hubiera mencionado la relación entre uno y otro, entonces habría sido mucho más difícil caer en ese error de atribución. Aquí está la clave para que los profesores se hagan mejores profesores como buenos explicadores, lo que el profesor puede hacer, ya sea explicando a voz viva, o escribiendo un libro, es darse cuenta de aquellos elementos que puedan ser confundidos, y advertir de no confundirse para no malinterpretar la información. Cuando la gente no comprende las matemáticas, las ciencias, el derecho, la ingeniería, y tantas cosas que le parecen complejas y difíciles, cuando entiendes la naturaleza del conocimiento, te das cuenta de que no hay tareas difíciles de entender, solo es una cuestión de ver, hacer una correcta atribución de a qué llamo qué, qué es qué, y qué causa qué.

Toda la comprensión de cualquier concepto de la realidad, cuando una persona no entiende algo, es porque o no sabe qué es qué o no sabe qué causa qué, es decir, solo existen dos errores en la comprensión de conceptos, el primero de identificación, el segundo de relación. La formación del conocimiento se basa en estos dos, identificación y relación, nada más. El primer problema es sobre saber qué es qué, porque si piensa que algo es cierta cosa que tu piensas que en realidad no es eso, esto te llevará a ver que no tiene lógica, que hay contradicción, lo cual te impedirá aceptarlo como válido, dado que nuestro cerebro está hecho para rechazar las contradicciones. Y entonces no te entra, y dirás “no soy capaz de comprenderlo”. El segundo problema es de relación, pensar que existe una relación entre dos elementos, que en realidad no existe, es decir, una incorrecta atribución de la relación causal entre dos o más elementos.

Estos son los dos problemas que uno se encuentra en la comprensión de la realidad,

  1. La incorrecta identificación. La atribución de un concepto a una entidad que no es la que corresponde.
  2. La incorrecta relación. Una incorrecta atribución de la relación causal entre dos o más elementos.

 

La mentalidad cerrada y cómo obstaculiza el avance de la sociedad

Sobre la dificultad de llegar a la verdad, la mentalidad retrógrada, la mentalidad cerrada, los cabezotas, los cabeza cuadradas, los que se empeñan en defender una idea sin razones, por puro sentimiento, y la dificultad para hacer avanzar la sociedad por culpa de estos individuos.

A veces defendemos una idea no porque la entendamos, simplemente sentimos que es cierta. No hemos identificado los argumentos para defender dicha idea, pero nuestro sentimiento de su certeza es inquebrantable, un ferviente sentimiento te hace sentir que es cierto, aunque no sabes explicarlo. El problema que existe con esto, es que muchas veces, nuestra cognición nos engaña, aunque a veces la intuición y los sentimientos funcionan bien, y quizás en algunas personas funcionan mejor que en otras, la verdad es que como seres humanos, nuestros cerebros no están configurados para hallar la verdad, en cambio, toda una variedad de sesgos cognitivos y trampas nos impiden alcanzarla. Por eso, aunque tengas un sentimiento muy fuerte, si de verdad tienes un fuerte sentimiento de que algo es cierto, lo que debes hacer es tratar de identificar los argumentos. Ves que algo no funciona en el mundo, y te da la sensación de que la cuestión está en tal punto, sientes que algo que se considera cierto, no lo es, ahora, cómo puedes saberlo, debes hacer una identificación precisa de causas y efectos, esto es a lo que se refiere la razón. Piensas que tal cosa no es cierta, busca razones, piensa, y encuéntralas, y después, piensa en hechos que contradigan lo que acabas de pensar, si algo lo contradice eso no es cierto, si no hallas ninguna idea, hecho, que contradiga tu tesis, entonces dicha tesis tiene más probabilidad de ser cierta.

Uno de los mayores sesgos cognitivos en la búsqueda de la verdad es creer que tienes la verdad. Aquellas personas que tan convencidas están de tener razón serán los que más probablemente estén equivocados, si una persona no tiene la disposición para escuchar los argumentos contra sus ideas, esa persona no puede aprender nada. La historia de la ciencia demuestra que por más convencido que uno esté de tener razón no hace que la tenga. El verdadero buscador de la verdad es una persona que duda de sus ideas. Gracias a un constante proceso de duda, él fortalece la veracidad de sus ideas. En cambio, aquellos que es empecinan en creer que tienen la razón, y cuando alguien trata de discutir sus ideas evitan la discusión, evaden el replicar los argumentos, su mente está cerrada en pensar que tiene razón, él es muy probable que se equivoque, y nada puede aprender. La única excepción es cuando el estudio y la erudición te avalan, tras un largo proceso de estudio e investigación, ya has pasado por todos los argumentos, y las discusiones que otros te plantean siempre giran entorno a los mismos argumentos, que no es que no quieras discutirlos, sino que tras haberlos discutido muchas veces ya sabes que son falsos.

Un verdadero buscador de la verdad no se obsesionará con defender una idea, al punto de hacerlo sin argumentos, no pondrá su ego en sus ideas, y tendrá una completa disposición a abandonar una idea en cuanto le presenten argumentos que desmientan sus tesis. Un verdadero buscador defienden sus ideas con razones, y no tiene miedo a estar equivocado ni a discutir abiertamente, sabe que nadie es infalible y cualquiera puede equivocarse, simplemente, cambiará de idea, cuando los datos muestren la cuestión.

Si una persona defiende la verdad con la razón no tendrá miedo de discutirla abiertamente. Aquel que defiende sus ideas por idealismo, y no con razones, él tendrá miedo a ser criticado por ellas, reprenderá la crítica a sus ideas, y no dudará en aplacar a los que le cuestionen. Él se habrá convertido en un tirano.

Personas así impiden el progreso, en especial en los aspectos de las ciencias sociales, como la educación o la economía, donde prácticamente una gran mayoría de la gente debe dar su aprobación a cierto sistema educativo o cierto sistema económico, eso impide, que si por ignorancia o mentalidad cerrada algunos individuos se opongan a estos cambios, porque piensan que son incorrectos, no lo saben, son víctimas de los sesgos cognitivos que les impiden adoptar ideas verdaderas, y tal si crees que una mujer es una bruja exigirás su quema, si tienes una idea errónea, esta te llevará a una decisión errónea, y como tal obtendrás un resultado erróneo. Así es como el progreso de las sociedades se ve obstaculizado por la mentalidad cerrada y retrógrada que no se abre a dudar de sus ideas y así llegar a la verdad.

Crítica a los test estandarizados, y la manía de querer cuantificar la inteligencia

Crítica a los test estandarizados, y la manía de querer cuantificar la inteligencia

Tal como Piaget expresaba, yo soy de la misma opinión, de que los test estandarizado condenan al hombre a estar de unas casillas. Einstein dijo la imaginación es más poderosa que el conocimiento. El conocimiento es limitado, la imaginación lo abarca todo. La isla del conocimiento es una pequeña fracción del océano inexplorado. La manía por cuantificar la inteligencia restringe al hombre a los dominios del conocimiento. Lo limita a los “sabios”, pero qué pueden decirle a uno, si todos somos susceptibles de captar un conocimiento, que los “sabios” no captaron. Nadie tiene la autoridad del conocimiento, ni la biblia, ni el Papa, nadie.

Los test estandarizados son un error fatal, porque hay chicos que son buenos en unas cosas, pero no son buenos en otras. Los test estandarizado no son malos por sí mismo, sino las conclusiones y etiquetas con las que se condena a las personas. No está mal hacer un test. No está mal sacar un 0. Lo que está mal, es pensar que está mal. No es el test lo que está mal, es la manía de los seres humanos de decir, sacó un 0, o pobrecito, no puede. Que haya sacado un 0, no significa que no pueda sacar un 10. Lo malo no son los test en sí mismo, sino las conclusiones, interpretaciones y etiquetas con las que se condena las capacidades humanas. Los test estandarizados han matado la Mentalidad de Crecimiento, uno de los valores más importantes con los que la educación podría dotarte, para prosperar el resto de tu vida, y los colegios con los test siempre la han eliminado.

Precisamente la educación, está, para que desarrolles las capacidades, no para que se te condene a quedarte en el 6. Si sacaste el 6, sigue estudiando hasta sacar el 7, y luego al 8. Y así es como se avanza. Algunos necesitan repasarlo 2 veces, otros necesitan 10. Y el interés por aprender marca la gran diferencia. Hay que dejar de considerar lo importante de los test. Hay que dejar de darle la importancia que se le da. Hay que dejar de asociar malas notas, con fracaso. El éxito se alcanza con la constancia.

El gran problema de creer erróneamente que la educación es un fin en sí mismo

El gran problema de creer erróneamente que la educación es un fin en sí mismo

Esa creencia generalizada de que “hay que ir a la universidad, hay que formarse” es un peligro de creencia, porque asume que la educación es un fin en sí mismo, y no lo es, todos los conocimientos, y toda la educación son medios para alcanzar fines mayores, si lo que tú estudias no te permite alcanzar fines mayores, entonces esa educación es inútil. Un ejemplo “hay que estudiar, hay que ir a la universidad”, pero por qué, por qué razón, da igual no me lo cuestiono, qué estudio, filosofía, que me gusta, acabo la carrera y en el mercado no hay demanda de filosofía, ahora no tengo trabajo, si tú eras consciente de eso, bien, pero si te apuntaste a filosofía con la expectativa que todo iría bien en tu vida después, te equivocaste por desconectar tu razón, ahora piensas, de qué me ha servido ir a la universidad, quizás sientas que has desperdiciado parte de tu tiempo. Siempre hay que tener presente qué es lo que uno busca y hay que valorar cómo hacer lo que hacemos nos ayuda a lograr lo que buscamos. La educación es un medio para alcanzar fines mayores, todo lo que estudiamos tiene que servir para que logremos cosas mayores, estudiar por estudiar es una estupidez. Hay que cambiar nuestra creencia de “hay que formarse” por “si quiero tal, y para lograr tal necesito formarme entonces sí tengo que formarme”.

Crítica al estar obligado a trabajar en equipo

El trabajo en equipo solo es constructivo si una persona complementa a la otra. Sino, el trabajo conjunto se vuelve un lastre y un estorbo. Está bien trabajar en equipo, pero cuando los miembros desentona, el entorno es más dañino que constructivo. Hay muchas cosas que deben hacerlas una sola persona, si varias personas se ponen a hacer algo, el trabajo se vuelve un caos. Es un error obligar a trabajar en equipo, porque te fuerza a hacer cosas que no quieres. Mucha gente detesta esta práctica que se impone en colegios y universidades, porque casi siempre, es uno el que hace más que el otro, nunca te entiendes, estás discutiendo, el otro es un idiota, y no quieres trabajar con él. Es un error.

La razón por la que se hace es porque en el mundo laboral tienen que colaborar, y se aprecia la cualidad de colaborar, el problema es que no es lo mismo. No sirve porque no es lo mismo. Cuando estás en la empresa, si la otra persona trabaja menos que tú, el jefe lo va a ver y va a poner alguna solución, si la otra persona causa problemas el jefe va a poner algún tipo de solución. Si por alguna razón, a ti no te gusta la otra persona, el jefe siempre va a tratar de crear equipos buenos, no equipos de gente que no se entiende.

Lo correcto es explicar, contar a los chicos, que una cualidad que actualmente se valora en el ámbito laboral es la habilidad de trabajar con otros, y animarlos a que lo hagan, a colaborar con otros. Pero que no es obligatorio, porque cada persona es distinta, y si alguien no quiere colaborar con otros, y quiere hacer el trabajo independientemente perfecto. Cada uno es cada uno. Nadie es más ni menos que otros por la forma en como le gusta hacer las cosas. Una buena educación-formación te prepara para la vida. En la vida, tú no estás obligado a trabajar colaborando con otras personas, si no te gusta lo que se hace en la empresa, puedes abandonar. Y puedes encontrar otras soluciones. Hay niños-personas de carácter exigente y perfeccionista, y odian ser obligados a trabajar con otros, lo detestan, por eso, si obligas, es un gran error. Al final, el niño-persona, en la vida, si no hace lo que debe hacer, si no trabaja-colabora con otros compañeros en la empresa, y él por sí mismo no tiene otras posibilidades de ganarse la vida, se dará cuenta de que tiene que cambiar. De que necesita abrirse, ser más tolerante y cooperar con otros. Y entonces, libremente, es el mejor impulso. Pero al obligarlo lo estropeas. Quizás ese niño es un genio, puede montar una empresa por su cuenta, y él, va a encontrar personas de talento que a él le gusten. A mi siempre me ha gustado trabajar con la gente, pero con gente que veo, tiene las cualidades que busco para mis equipos (para cuando he grabado cortometrajes). Pero odio que me impongan trabajar con alguien concreto, que yo no haya elegido, porque quizás, me obligan a trabajar con un idiota. Esto es diferente, de cuando se está en un trabajo, porque en el trabajo, tú trabajas para la empresa, tienes que cumplir tu trabajo, y colaborar con otros, si es necesario, no es una opción.  

El veredicto final del pensamiento

Creer o no creer es de lo que se trata la Asimilación Funcional del Conocimiento. Nadie cree que mañana no vaya a salir el sol. Incluso la gente que te dice “que no puede saber si mañana saldrá el sol” ni siquiera ellos creen que mañana no fuese a salir el sol. Porque si de verdad creyeran “no se si mañana saldrá el sol” lo que harían sería dirigirse al supermercado a comprar un montón de linternas. No lo hacen, por tanto no lo creen. Es decir, lo que dicen contradice los comportamientos que surgen producto de su proceso de Asimilación del Conocimiento. Has oído la frase “somos lo que hacemos, no lo que decimos” es cierta, hay veces que la gente no sabe lo que dice ni sabe lo que quiere, sus acciones hablan más de sí mismos, de sus gustos, sus deseos, lo que creen, lo que no creen, su escala de valores y su preferencia por unas cosas antes que otras. Digan lo que digan, sus acciones son el veredicto final de su pensamiento.