Un error en la comprensión de conceptos

Un error en la comprensión de conceptos, la errónea identificación, un error en la atribución de etiquetas de los conceptos

Otro defecto en la explicación de conceptos es el no poner el bastante énfasis como para que los chicos (tus alumnos) capten, perciban que existe una diferencia entre dos conceptos, y que a veces, la gente los confunde, quizás porque tienen nombres muy parecidos.

Aprovechando la materia de estudio que estoy estudiando ahora, que son los mercados financieros, voy a relatar un caso concreto que me ha pasado a mi.

Existe una relación entre las tasas de interés y el precio de los bonos, no es necesario entender qué es cada cosa para entender el error de explicación que voy a exponer. La relación entre esos dos elementos, es que cuando las tasas de interés suben, el precio de los bonos cae, a la vez, cuando el precio de los bonos cae, el rendimiento de los bonos sube. Y a la vez existe otra relación entre el rendimiento de los bonos y el oro, cuanto mayor es el rendimiento de los bonos, más cae el precio del oro. Yo confundí el concepto “precio de los bonos” con el concepto “rendimiento de los bonos”, y al sacar conclusiones me di cuenta de que era contradictorio a lo que veía en la realidad. Esto me estancó en el estudio, me sentía como que no lo comprendía, pero no era que no fuera capaz de comprenderlo, sino que simplemente hice un error de razonamiento, una errónea identificación, la atribución de un concepto a una entidad que no es la que corresponde.

Esta es la realidad, la teoría correcta:

Rendimiento de los Bonos ↑  –  Oro ↓

Tasas de interés ↑ – Precio de los bonos ↓

Precio de los bonos ↓  –  Oro ↓

 

Y yo tenía en mi mente

Precio de los Bonos ↓  –  Oro ↑

Tasas de interés ↑ – Precio de los bonos ↓

 

Donde ponía “Rendimiento de los Bonos ↓  –  Oro ↑”, yo en mi mente lo identifiqué como “Precio de los Bonos ↓  –  Oro ↑”. El error está en que identifiqué al “Rendimiento de los Bonos” como “Precio de los bonos”, los cambié, hice un error de identificación. Son dos conceptos distintos, y al estudiarlos los mezclé por error.

Según ese esquema, se llega a la siguiente conclusión

Tasas de interés ↑ – Precio de los bonos ↓    ⇒     Precio de los Bonos ↓  – Oro ↑

Ese esquema me arrojaba la conclusión de que si el Precio de los Bonos baja, el oro sube. Y es falso, la verdadera teoría es que si el Precio de los Bonos baja, el oro baja. Me di cuenta de que era falso porque estaba viendo la realidad, el Precio de los Bonos estaba subiendo, y el Oro estaba subiendo. Y luego, lo revisé todo y me di cuenta de dónde había hecho la errónea atribución.

De hecho, al entender la verdadera teoría me di cuenta de una relación que estaba implícita y no se había mencionado en el curso que yo estaba haciendo, que de hecho si se hubiera mencionado, había sido más difícil caer en el error, la relación es

Precio de los bonos ↓ – Rendimiento de los Bonos ↑

Y entonces, de qué forma se enmarca todo esto en fallos en la explicación de conceptos. Si el profesor, al explicar las cosas, en el curso que yo hacía (un curso por video), si él hubiera puesto el énfasis en que los alumnos a veces confunden Precio de los bonos con el Rendimiento de los Bonos, si hubiera puesto el énfasis en eso, y si hubiera mencionado la relación entre uno y otro, entonces habría sido mucho más difícil caer en ese error de atribución. Aquí está la clave para que los profesores se hagan mejores profesores como buenos explicadores, lo que el profesor puede hacer, ya sea explicando a voz viva, o escribiendo un libro, es darse cuenta de aquellos elementos que puedan ser confundidos, y advertir de no confundirse para no malinterpretar la información. Cuando la gente no comprende las matemáticas, las ciencias, el derecho, la ingeniería, y tantas cosas que le parecen complejas y difíciles, cuando entiendes la naturaleza del conocimiento, te das cuenta de que no hay tareas difíciles de entender, solo es una cuestión de ver, hacer una correcta atribución de a qué llamo qué, qué es qué, y qué causa qué.

Toda la comprensión de cualquier concepto de la realidad, cuando una persona no entiende algo, es porque o no sabe qué es qué o no sabe qué causa qué, es decir, solo existen dos errores en la comprensión de conceptos, el primero de identificación, el segundo de relación. La formación del conocimiento se basa en estos dos, identificación y relación, nada más. El primer problema es sobre saber qué es qué, porque si piensa que algo es cierta cosa que tu piensas que en realidad no es eso, esto te llevará a ver que no tiene lógica, que hay contradicción, lo cual te impedirá aceptarlo como válido, dado que nuestro cerebro está hecho para rechazar las contradicciones. Y entonces no te entra, y dirás “no soy capaz de comprenderlo”. El segundo problema es de relación, pensar que existe una relación entre dos elementos, que en realidad no existe, es decir, una incorrecta atribución de la relación causal entre dos o más elementos.

Estos son los dos problemas que uno se encuentra en la comprensión de la realidad,

  1. La incorrecta identificación. La atribución de un concepto a una entidad que no es la que corresponde.
  2. La incorrecta relación. Una incorrecta atribución de la relación causal entre dos o más elementos.

 

¿Por qué no mucha gente critica el Sistema Educativo?

El Sistema Educativo es profundamente erróneo, y a pesar de ello, no hay muchos padres, alumnos o profesores que lo critiquen, quizás la época actual es una excepción, y el número de personas que lo critican está aumentando, pero por lo normal, cuando hablo con la gente en general me muestran que no tienen una opinión crítica y formada sobre muchos de los puntos que yo veo altamente erróneos en la educación.

Si en el mundo hay algo erróneo, la gente se alza contra ello, y lucha por corregirlo, se detiene a los criminales, se condena el robo y el asesinato, se expulsó a los Nazis, ahora, si hay cosas profundamente erróneas en la educación, entonces, por qué la gente no se alza para corregirlas. La respuesta es, que no es sencillo llegar a la verdad de qué falla en el proceso educativo, inteligencias múltiples, proceso orgánico, orden espontáneo, la imposibilidad de forzar el desarrollo, el error de la sobreprotección de los padres o una buena comprensión del proceso de aprendizaje. No es que sea complicado entender estas cuestiones, pero, la verdad es que no se alcanza estas verdades a simple vista. Platón describió un fenómeno epistemológico mediante lo que es hoy en día bien conocido, su Alegoría de la Caverna, vemos sombras de las cosas, y no la verdad como realmente es. Percibimos la verdad de forma sesgada. Pitágoras también nos dejó una cita al respecto, “La verdad de la razón es superior a la evidencia de los sentidos”. Kant también habló de este fenómeno, el mundo fenomenológico (lo que se percibe, la verdad a simple vista) y el mundo nomenológico, la realidad misma, la verdad, como realmente es algo. Y también Leibniz nos dejó su idea, distinguiendo entre Verdades de Hechos (la verdad a simple vista) y Verdades de la Razón (la verdad real, a la que se llega por un proceso de razón). Llamémoslo como queramos, esta es la realidad, existe una Verdad de la Apariencia, las cosas tal como se las percibe, y existe una Verdad Real, las cosas como realmente son. Y en cuanto a las verdades del proceso educativo son Verdades de la Razón, en cambio, lo que guía las decisiones sobre cómo hacer el sistema educativo o cómo los padres educan a sus hijos y se coordinan con las escuelas, eso se basa en Verdades de la Apariencia, en lugar de entender la inteligencia como es, se asume que todos los chicos tienen la misma inteligencia y a todos se les pone a cursar el mismo programa. Se les exige a todos lo mismo, cuando inteligencias distintas significa que unos niños son más buenos en estas cosas, y no son buenos en esto.

Lo que necesitamos para hacer que la Educación mejore es ayudar a padres, madres, alumnos y cualquier persona comprender mejor las verdades del proceso educativo, de esa manera cada vez más gente se unirá para hacer presión para que se establezcan los cambios y soluciones de todo lo que no está bien en la educación. Series de programas de televisión como los de Redes de Eduard Punset contribuyen de forma amena y agradable a acercar las verdades de la educación a la sociedad, las charlas TED también ayudan, así como los libros que se van publicando poco a poco.

La gran lección de la vida que ha perdido la educación

La gran lección de la vida que ha perdido la educación es la idea de que los niños hoy en día son mimados, encaprichados, se le da todo, tienen de todo, se les sirve, se atiende la más caprichosa de sus peticiones. Sus llantos, quejas y deseos son condescendidos con relativa facilidad. Los niños hoy tienen todo y tienen de todo, y ellos no saben de dónde vienen las cosas, ellos no saben realmente lo que significa pagar por las cosas, ellos no saben que las cosas valen dinero, no saben de dónde viene el dinero, y por qué es que con dinero podemos adquirir casi cualquier cosa. La gran lección de la vida perdida por la educación es la falta de concienciación de los niños, de relacionar cómo todo lo tienen es gracias a los padres y los abuelos, y no solo me refiero a su casa, su cama, la comida, la ropa, los juguetes, la bici, etc, me refiero también a la seguridad, la seguridad de que no venga un criminal y te mate, o un ladrón y te apalee y te quite lo que tienes. Venimos al mundo, vivimos, y damos por sentado que lo que existe es lo normal, y si alguien no nos lo cuenta, jamás llegaremos a enterarnos de si no pagásemos por los policías y otros cuerpos de seguridad nuestras sociedades serían un caos, quizás induciendo al levantamiento de grupos extremistas que roban y matan sistemáticamente como hicieron los Nazis. Los niños no saben que los médicos se pagan, no saben que la educación se paga, de hecho esto no solo los niños sino también muchos adultos, a veces piden cosas como si la naturaleza las proveyera gratis.

Esta falta de concienciación crea un desequilibrio en la mente del niño, donde él no tiene el debido respeto hacia los mayores, si tú eres realmente consciente de que la vida que tienes es GRACIAS a tus padres, no solo en el sentido biológico, de que ellos te concibieron, sino que ellos son los que te proveen de todo lo que tienes, si eres verdaderamente consciente de eso, la única actitud que puedes tener ante ello es GRATITUD, agradecimiento, y jamás una actitud ofensiva, hostil, represiva, o rebelde. La vida es simple, si no te gusta lo que hay, ahí está la puerta, pero quejarte porque no te dieron suficiente tarta, pegar portazos y gritar porque no te compraron el móvil que querías, esa actitud es insolente, caprichosa, es insensata, no reconoce los hechos de la realidad, y el hecho es que ellos no están obligados a darte nada que ellos no quieran darte. A veces me impresiona ver la falta de respeto que existe desde los jóvenes hacia los mayores, pensándolo en perspectiva, todo el mundo a tu alrededor es gracias a los mayores, padres y abuelos que han trabajado toda su vida para pagar todos los servicios, infraestructuras, instituciones y demás para hacer una sociedad próspera, sin esta sociedad, lograda con el esfuerzo de los padres, sin esta sociedad ellos no tendrían nada, vivirían como un indígena de una tribu africana. Es cierto que no es condición agradecer algo que no se ha pedido, pero es digno de valor hacerlo, ya que tú te beneficias de ello. La parte de la lección más perdida de todo es de dónde viene el dinero, el dinero es simplemente un instrumento para facilitar el intercambio de bienes y servicios, lo que hace que tenga valor y que con ello se puedan adquirir muchas cosas es el hecho de que la gente trabaja día a día, levantándose cada mañana para crear, producir y proveer de bienes y servicios a la gente, esta es la respuesta a de dónde viene el dinero, la cuestión no es de dónde viene el dinero, sino qué es el dinero, y qué es lo que le da valor al dinero. De lo que se trata de verdad es de los cientos de productos y servicios, ya sean médicos, profesores, arquitectos, ingenieros, y los productos o servicios que crean, esta es la gran lección perdida, y esta la lección que todo niño tiene que aprender bien.

La actitud irresponsable, descuidada, caprichosa, de romper cosas, todo eso se desvanecerá cuando exista una conciencia muy clara sobre el hecho de que las cosas cuesta ganarlas.

Uno de los problemas para transmitir esta lección de la vida es que con palabras las personas no aprendemos realmente, lo que de verdad nos hace aprender son las experiencias. Quizás unas pequeñas charlas en momentos clave y puntuales, cuando el niño llore porque no le compra la consola, y explicarle que las cosas siempre hay que pagarlas, y que las cosas siempre tienen un coste, que nada es gratis. Decírselo a los niños, decirle, que no existe nada gratis, que las cosas siempre cuestan, decir que las cosas cuestan dinero es una forma de decirlo, pero esa expresión realmente no alcanza a describir la realidad tal como es, porque es el esfuerzo productivo lo que hace que crees cosas de valor, y son estos productos y servicios que tienen valor lo que hace que seas capaz de lograr un ingreso.

El papel de la esperanza (confianza, autoestima) en la buena educación, y cómo la Educación Obligatoria va contra ella

Imagínate que estás en el río, te acabas de caer, la corriente te arrastra, va deprisa, tienes miedo, estás asustado, tu mente crea un fuerte deseo de no querer estar ahí a la vez de un sentimiento de negación de la situación junto a la vividez de los hechos, lo que te crea un estado de pánico, angustia y terror. Tienes una oportunidad de salvarte, pero no lo sabes. Crees que estás perdido, crees que te vas a ahogar, la corriente es muy fuerte, los surcos de la corriente te hunden en el agua por momentos. ¿Crees que tendrías alguna posibilidad de salvarte si creyeras que no la tienes? Nuestra mente crea la realidad, nuestras percepciones e ideas de la realidad crean nuestra realidad, lo que creemos imposible, aunque no lo sea, limita nuestras posibilidades. Solo hay una forma de salvarte en esta situación, con un sentimiento muy fuerte de querer salvarte y creer que es posible. La historia del logro del ser humano nos demuestra que incontables situaciones en las que se consideraba imposible que alguien hiciera algo, lo logró, gracias a que nunca perdió su confianza. La verdad es, que en muchas situaciones no sabemos las posibilidades reales que tenemos, por eso la esperanza es clave en el desarrollo, lo que es la educación. Si uno quiere prosperar y tener éxito en los proyectos que emprende lo que tiene que hacer es ser perseverante y confiar.
La Educación Obligatoria se basa en la exigencia de un resultado, la exigencia de un resultado es intrínseca a la naturaleza de la Educación Obligatoria, y esto es contrario a la esperanza. Como no podemos saber a priori si un niño puede o no puede hacer o aprender cierta cosa, cuando le exigimos que lo haga estamos haciéndole presuponer inconscientemente que el debería poder hacerlo, lo que la realidad le muestra es que no es posible, de momento. La experiencia es una humillación, un acto de debilidad y muestra de su inutilidad, se le ha juzgado, “tú debes poder hacer esto”, y la respuesta del profesor es una actitud de decepción, lo que induce a pensar que el niño hizo algo malo, él sabe que es inocente, pero la situación lo ha señalado como culpable por no saber. Ahora su autoestima ha sido destrozada. Todos los procesos de inducción sobre la decepción han sido inconscientes, y él no ha identificado de forma concreta qué le ha generado todos esas emociones de frustración y fracaso. Nadie le ha explicado que el profesor no puede saber a priori si un niño concreto es capaz o no es capaz de aprender algo, que a veces uno le cuesta aprender algo más que a otro, pero eso no significa que no pueda aprenderlo, además que tenemos inteligencias múltiples, y que a veces no somos buenos en muchas cosas, pero seremos buenos en otra cosa. Cuando todo es difícil, cuando estás en una experiencia sufridora, y angustiosa, lo único que puede ayudarte es la esperanza, quizás esta sea una de las grandes virtudes de los seres humanos, y en lugar humillar o juzgar presuponiendo que él debería poder hacerlo bien, decir “tranquilo, aún no, habrá que seguir intentándolo”, y quizás, si tras mucho intentarlo, uno ve que cierta actividad no va con él, simplemente cada uno tiene sus talentos y sus ritmos de desarrollo.

Decirle a un niño “tú no vales para nada” es una de las ideas más destructiva en la educación de los niños, y ese mensaje, se transmite cuando el profesor le humilla, exigiéndole que haga un ejercicio que no sabe resolver, o forzándole a aprender a un ritmo que no es el suyo, a leer libros, u otras cosas, que nada pega a sus inteligencias y su desarrollo.

Un mensaje poderoso para la humanidad

He descubierto que hay personas, cuando se dirigen a conquistar grandes propósitos, compositores de música, directores de cine, investigadores de la ciencia, les he conocido de joven, viendo una prometedora carrera. Y cuando les veía cómo afrontaban su carrera, ellos no pretendían llegar alto, pero a la vez trabajaban muy duro por hacer lo mejor posible y lograr lo mejor. Hay personas que son capaces de que su mente se concentre en hacer todo lo que sea necesario para llegar a una meta sin que conscientemente se hagan ilusiones y falsas expectativas, pero hay otras personas que no son capaces de distinguir entre el pensamiento y la actitud, es decir, que si piensan que no lo van a lograr, esto determina su actitud, que no se esfuerzan al máximo ni hacen todo lo necesario como para alcanzar ese gran objetivo. Yo estoy en el segundo grupo, si me digo a mi mismo que no alcanzaré algo, mi mente deja de pensar formas y alternativas de lograrlo, y eso me aleja de tal objetivo grande. Por eso, lo que he aprendido es que tengo que concienciarme de ese objetivo, y pensar en él, y a veces, actúo como si sí lo fuera a conseguir, me lo creo de verdad, la parte negativa de esto es que me hago tantas ideas e ilusiones, que si la realidad al final es que no lo logro acabaré muy desilusionado. Pero como se que mi cerebro no distingue entre pensamiento y actitud, estoy dispuesto a pagar el precio. Así que me lo creo, “llegaré a alcanzarlo”, es lo que pienso, y así mis acciones y mis actitudes están hechas para tal propósito, mi cerebro crea actitudes de esfuerzo, hábitos de trabajo, y eso lo hace porque yo he creado el pensamiento de que aspiro a ese gran propósito.

¿qué es lo que quiero decir con esto?

Que para toda esa gente que le pasa como a mi, que su cerebro no distingue entre pensamiento y actitud, y si en vistas de la realidad os parece muy difícil abandonáis el pensamiento de lograrlo, eso desactiva el código esencial de actitud necesaria para lograrlo. Mucha gente no se enfrenta a retos importantes por su miedo a fracasar, porque les causa una profunda frustración y desagrado. Ver que las cosas no salen como uno las espera es muy doloroso, nuestro cerebro para evitar esto dice “no lo intentes” y así nos priva de los mayores éxitos que podamos cometer.

Yo os digo, creed, tened confianza, creed que sí lo lograréis, y sed consciente de que quizás os estéis creando una ilusión falsa, si quizás sí, pero ese el precio por contar con la actitud más poderosa que podáis contar. Tened sueños, tened ilusiones, y no tengáis miedo a fracasar, a que se rían de vosotros, o que vuestro propio cerebro diga qué ridículo eres, asumid el precio. No dejéis de creer, y de verdad lo lograréis.

Sobre el Elemento, la pasión, el fuerte desarrollo, el proceso educativo y una revolución pendiente en la educación

2 tesis cruciales para la educación. La tesis de que el único elemento que puede impulsar el desarrollo es hacer lo que uno puede hacer. Y la tesis de que el elemento que más puede impulsar el desarrollo es dedicarse a hacer lo que a uno más le gusta combinado a que le sale hacerlo, se siente a gusto, es decir, tiene talentos naturales para ello. Qué cosa es la cosa que más impulsa el desarrollo es dedicarse a una actividad que se encuentra en un cruce de dos caminos, el de las cosas que te gustan y las cosas que se te dan bien, lo que Ken llama el Elemento. Qué defino por las cosas que te gustan, cosas que te sientes afable a hacerlas, te encanta, tienes interés, prestas atención natural. Qué defino por “lo que se te da bien” cosas, actividades para las cuales tienes habilidades, la expresión “se te da bien” lo explica bien, hay chicas que le encantan los niños, y se les da bien tratar con ellos, tienen empatía, en cambio, hay otras personas que tienen cerebros muy lógicos, son serios, no les gusta estar con la gente, las personas con mucha empatía son personas sentidas, las cosas les afectan. Hay personas que tienen cualidades naturales para comunicarse con otros, para conectar con la gente, por otro lado no tienen una buena capacidad lógica para entender las cosas, en cambio los que sí tienen cualidades lógicas suelen fallar en conectar con la gente, pero sus cualidades lógicas les permiten ser buenos científicos, pero otras veces las mismas personas carecen de inquietud, esa característica natural de preguntarse “y por qué pasa esto”, que caracteriza a los científicos natos, y sin esa característica uno tiene que poner una fuerza voluntaria para investigar en la causa de las cosas. A la vez, aquellos científicos que poseen en sí mismos una buena dosis de lógica y una buena dosis de creatividad-imaginación tienen una ventaja sobre aquellos que no la tienen. Simplemente la cantidades de cualidades que configuran nuestros cerebros es mucha, variada y diversa, la psicología hoy por hoy aún no ha descubierto cuales son todas las cualidades, inteligencias, y cómo estas hacen emerger las habilidades, las operativas, los saber hacer, el hacer algo y hacerlo bien, el hecho es que aunque la psicología aún no haya descubierto esto, no es importante. No sabemos qué cualidades concretas intervienen en cada habilidad, ni en qué consiste, ni cómo identificarlas, ni si tienen distinto grado de maestría, o cómo funciona la cosa, lo que sí sabemos es que las personas vienen con cualidades naturales, y estas cualidades naturales los predisponen para ser buenos en ciertas actividades, y aquí viene la idea superimportante para la educación, no sabemos las cualidades de cada personas, pero podemos descubrirlo viendo que a una persona se le da bien hacer tal o cual cosa.  Las cualidades son la base de las habilidades, y estas se manifiestan cuando vemos que somos buenos en algo. Lo que las personas tienen que hacer es descubrirse, saber cómo son, su identidad, sus cualidades naturales, sus fortalezas y sus debilidades, y dedicarse a aquellos proyectos o actividades que estén en el cruce entre la pasión y las habilidades naturales, lo que Ken llama el Elemento, dedicándose a esto es como uno puede obtener los mejores resultados, es como más uno va a actuar, va a querer pasarse el día trabajando en ello, porque le encanta, le realiza ver que obtiene resultados y ser lo que le gusta, y al estar dedicado a algo que te encanta, eso permite dedicarse cientos de horas sin casarse, lo contrario a cuando tratas de dedicarte a una actividad que odias, o no quieres, que te cansa enseguida, y no te quedan fuerzas para seguir estudiando o trabajando en ello. Al dedicarte a algo que encaja a tu elemento los obstáculos se vuelven pequeñas piedras, cuando te dedicas a algo para lo que no tienes cualidades naturales o que no disfrutas con ello, los mismo obstáculos resultan ser piedras grandes. Una gran revolución falta por darse a gran escala en el mundo entero cuando los teóricos de la educación, así como los padres y madres y las propias personas, cada uno, descubra cómo cambia tu vida cuando encuentras algo que verdaderamente te apasiona y que tienes cualidades naturales que hacen que ello te salga.

No necesariamente siempre tienes que tener cualidades naturales, a veces, algo no se te da bien, pero tu pasión por ello es tan grande, que pronto la incompetencia se volverá competencia, donde hay ignorancia habrá saber, y cualquier otro obstáculo en el desarrollo será superado con relativa facilidad, ese es gran papel que la pasión juega en el proceso educativo. La cultura del mundo entero cambiará, y el mundo subirá un nivel en la escala del crecimiento realizador-personal.

La educación es la vida, la vida es la educación, la vida es un proceso de avance, crecimiento y desarrollo, que eso es lo que es la educación. La vida está llena de baches, altibajos, cruces, cambios de planes, perspectivas, expectativas, propósitos, todos los obstáculos que se presentan en el camino se compensa con una cultura que reconoce que lo que más propulsa el desarrollo-avance es dedicarse al Elemento, aquella o aquellas actividades que se te dan bien y te gustan.

La integridad del conocimiento

 

Una de las verdades más importantes que hemos escuchado en los últimos años es la idea de que “no podemos quedarnos en una sola ciencia”, porque quien se queda en una sola parcela del saber aprenderá ideas sesgadas, cojas, ideas tuertas, ideas que le faltan complementos, lo que hoy en día se necesita es la visión del todo, una visión íntegra, holística.

Esta es una verdad muy importante, pero no hay que confundirla con “no especializarse”, lo que queremos transmitir con esta idea no es que no haya que especializarse, hoy la especialización es fundamental, y puede parecer que existe una contradicción entre estas dos ideas, ¿cómo voy a poder especializarme si necesito aprender de otras ciencias? ¿cómo voy a tener una visión holística, completa, si tengo que especializarme? Hay personas que piensan que son la misma cosa, pero no.

Antiguamente los colores que se conocían eran 7 o 8, los más visibles, naranja, rojo, amarillo, azul, verde, blanco, negro. Y poco a poco de la suma de varios colores primarios surgen cientos de colores, y luego miles, pero cada color es un color. Con las ciencias ha pasado lo mismo, antes eran 7 o 8 ciencias las principales, pero ahora tienes subramificaciones, ciencias que son fruto de la combinación de dos o más ciencias, por ejemplo, estudiar psicología y política, o psicología,y ética, psicología, filosofía y ética, y las combinaciones son muchas.

Cuando hablamos de tener una visión completa, íntegra nos referimos a tener una visión de conjunto, del todo, pero de todo lo relacionado con esa cuestión, no de cosas que no estén relacionadas. Se trata de tener una visión del todo sobre esa cuestión, y por lo tanto necesitamos aprender cualquier cosa que esté relacionada. Está claro que aprender psicología y política tiene más sentido al aprender cómo actúan y piensan las personas de cara al ámbito político, pero aprender sobre trastornos mentales y otras cosas de psicología que no tienen relación con la política, está claro que eso no tiene sentido. ¿Acaso es necesario saber tocar la flauta para saber montar en bici? No. Claro que no.

La clave es que no sabemos todas las cuestiones que están relacionadas con una ciencia, por ejemplo, Hayek, importante economista decía que el buen economista estudia la historia, el comportamiento humano, la ética y los fenómenos sociales. Al aprender sobre temas que están relacionados a la cuestión descubres conocimientos de los que quizás pocos hayan descubierto, y así te formas ideas completas y enriquecidas de las cosas. La realidad es un todo, y no una segmentación de partes aisladas.